El castaño que veía Ana Frank

marzo 13, 2007 en 6:56 pm | Publicado en Estrella amarilla, Literatura, Personajes | 2 comentarios

Leemos en la prensa que el castaño que acompañó a Ana Frank durante su encierro en una buhardilla de la ciudad de Ámsterdam va a ser talado. El mencionado castaño, con más de cien años de vida, parece ser que está enfermo y no es posible mantenerlo en el estado actual. Parece ser que se ha intentado reducir su copa y somerterlo a varios tratamientos, pero ahora sus hojas se vuelven marrones mucho antes de la llegada del otoño y la mitad de la madera está podrida a causa de un hongo fatal. Aunque duela en el corazón talar ese ejemplar, cabe recordar que sus 27 toneladas de peso hacen de él un peligro para las personas que se hallen cerca, en caso de que se derrube.

 

Nos gustaría recordar la cita que de él hace Ana Frank en la fecha del 23 de febrero de 1944

 

“Casi cada mañana subo al ático para sacar el aire cargado de mis pulmones; desde mi rincón favorito, miro el cielo azul, el castaño desnudo, en cuyas ramas brillan pequeñas gotas de lluvia, como plata, y las gaviotas y otros pájaros que planean… Mientras esto exista, pensé, y pueda vivir para verlo, la luz del sol, los cielos despejados, mientras dura, no puedo ser infeliz”

 

 

El museo ubicado en la casa donde pasó los últimos meses de su vida Ana Frank, en previsión de la desaparición del árbol, lo ha convertido en virtual con la web www.annefranktree.com una página de dibujos, poemas y escritos dedicados a la adolescente judía asesinada junto con la mayor parte de su familia por los nazis. Fue la actriz Emma Thompson quien plantó el pasado año la primera hoja online en honor a la autora del seguramente más conocido diario.  Tal vez tambien nos gustaría a nosotros visitar la citada página y dejar una como recuerdo de nuestra visita.

Anuncios

L’enfant de Noé- Eric Emmanuel Schmitt

octubre 29, 2006 en 11:02 am | Publicado en Estrella amarilla, Literatura | 1 comentario

“Cette année 1942, nous étions censés porter des étoiles jaunes mais mon père, en tailleur habile, avait trouvé le moyen de nous confectioner des manteaux qui permettaient d’escamoter l’étoile et de la faire réapparaître en casa de besoin. Ma mère appelait ça nos “étoiles filantes”.

No dejo de recomendar esta excelente novela breve del escritor francés E. Emmanuel Schmitt.

Relata la amistad entre un niño judío y un sacerdote católico en los tiempos de la Francia ocupada por el ejercito nazi.

Recomendable por sus palabras que invitan a la reflexión. Recomendable por su posicionamiento hacia cualquier intento de exterminio o genocidio, sea cual sea la gente objeto de él.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.